jueves, 11 de junio de 2009

Teatro

Un amigo amante del teatro, en un trance dionisiaco nos dijo un día: -¿Qué hacer con nuestra forma de pensar?- Ésa tan monótona que encadena al cuerpo y al espíritu, que nos enajena, como si no fuéramos de nosotros mismos ¿Quién quiere ser inquebrantable ante la ciencia y lógica, si vale más conmoverse al escuchar una melodía, al leer un parlamento dramático, al bailar al ritmo de un tambor? ¿Acaso será errado aprender de los hechizos del amor, de las hierbas buenas, del sueño y de los pueblos olvidados? Recordamos la risa loca de todos, los gritos desesperados de tristeza, el sentir y el tocar, que tanto nos han hecho vivir. Coincidimos con ese amante y con quienes reconocen la humildad del arte para hacernos humanos, como nunca debemos dejar de ser.





El nahual de Paramillode Benjamín Valdivia
(Premio Nacional de la Juventud en drama CREA, 1986


Premio Francisco J. Múgica, 1986
Premio de obras en un acto, 1987)


Por el Grupo de Teatro Valenciana
"Anda sin zapathos"


Miercoles 2 de septiembre de 2009


6.30 p.m.


Ex-biblioteca de la sede Valenciana


Entrada libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario